external image atapuerca-family.jpg
La sociedad prehistórica era más igualitaria que la sociedad moderna. Al
menos, por lo que respecta al reparto de tareas entre los hombres y las mujeres. Ellas no sólo se ocupaban de los niños; también se dedicaban a la caza menor, a la pesca o a cultivar el campo.
Puede parecer sorprendente, pero no lo es. Las sociedades que giran en torno a la naturaleza y viven en contacto directo con ella actúan de manera más igualitaria.
Las comunidades del Amazonas, que existen aún, en contacto con la naturaleza, se comportan así, como señala la directora del Museo de Prehistoria de Valencia, Helena Bonet.
Las excavaciones arqueológicas muestran que también las mujeres se dedicaban a la caza menor, a pescar, a cultivar el campo, a recolectar, a atender a los niños/as y a lo que hiciera falta. No en vano, la muestra reflejaba “cómo hombres y mujeres de nuestro pasado más lejano formaron grupos de personas que se unieron para obtener mejor calidad de vida, que compartieron esfuerzos y recursos para sobrevivir. Mujeres, hombres, jóvenes, mayores, niños y niñas dejaron el testimonio de su existencia en el suelo en que vivieron”.
Para ilustrar el papel de la mujer en la prehistoria os voy a reproducir parte de la entrevista a Margarita Sánchez Romero (profesora del Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Granada) “El lugar de la mujer en la prehistoria”.
¿Cuál era el papel de la mujer en la Prehistoria?
external image venuswillendorf.jpg
Las mujeres han estado a lo largo de la Historia relacionadas con las llamadas actividades de mantenimiento, es decir, relacionadas con la preparación del alimento y el mantenimiento de unas adecuadas condiciones de higiene y salud, además del cuidado del resto de los miembros del grupo y de la educación de los individuos infantiles.
El problema es que se trata de actividades que siempre se les han dado poco valor y que tenían que ver con “el hogar”, es decir, lo doméstico.
Tradicionalmente, se ha considerado que no requieren ningún tipo de tecnología, experiencia o conocimientos para su desarrollo. Aún así, se convierten en fundamentales para cualquier sociedad, independientemente de cuál sea su modo de subsistencia (mantener la especie).
Un reflejo de su importancia es que, desde la incorporación de la mujer al mundo laboral, que implica un cambio en este reparto de roles (funciones) tradicionales, se están produciendo situaciones que llevan a los municipios, pueblos, ciudades a tomar medidas para acabar con esta discriminación. Algunas de las medidas son: como la conciliación de la vida laboral y familiar (que el hombre y la mujer puedan dedicarse a su trabajo y a su familia) o la ley de dependencia (dar ayudas a familias que deben cuidar de familiares que no pueden hacerlo por ellos mismos). Una sociedad puede vivir sin fabricar coches, pero no sin que alguien realice estas tareas de mantenimiento.
Esas funciones se van heredando y llegan hasta hoy… ¿por qué en la Prehistoria se les encargó a las mujeres precisamente ese rol (esa función).
external image venusofbrassempouy.jpg
En todas las sociedades conocidas existe una división del trabajo por sexos. Esta separación no significa que un grupo realice tareas menos importantes que el otro, sino que es un mecanismo para poder obtener mejores recursos.
Algunas teorías apuntan a que en este reparto de roles entre hombres y mujeres está muy relacionada con la maternidad de las mujeres, que requieren una atención constante al menos durante los primeros años de vida.
En sociedades como las prehistóricas, la alimentación de los individuos infantiles mediante la lactancia era fundamental y esto hizo que se dedicaran a las actividades de mantenimiento y al espacio domestico pero sin que eso significara que su rol era menos importante, eso vino después.
¿Cómo eran las antecesoras prehistóricas de la mujer actual?
Los estudios etnográficos sobre sociedades actuales demuestran que lo extraño es encontrar una actividad que sólo acometan hombres o mujeres. En las sociedades de la prehistoria no tenemos datos que nos lleven a pensar que las mujeres no cazaban o que no intervinieron en determinadas producciones, como la de piedra tallada o la metalurgia. Además, muchas imágenes del pasado las muestran plenamente integradas en cuestiones rituales y religiosas.
Por otra parte, los ajuares funerarios que encontramos en las sepulturas muestran que sí había diferencias entre individuos más importantes y otros menos pero no muestran diferencias entre mujeres y hombres.
Por ejemplo, durante la Edad del Bronce era habitual (normal) el encontrar punzones en tumbas femeninas, un útil que servía para la realización del trabajo textil. Cuando alguien piensa en el ser humano prehistórico se imagina un hombre alto y corpulento. No obstante, sectores sociales tan importantes como las mujeres han quedado olvidadas por la Historia.


Las mujeres son las grandes olvidadas de las sociedades prehistóricas. Tenemos la visión de que el individuo-tipo de esa época es un adulto masculino, prácticamente occidental, y nos olvidamos del resto de miembros del grupo: individuos infantiles, mujeres e individuos de edad avanzada.
ACTIVIDADES
  1. Explica con pocas palabras lo que se expone en el párrafo 1 y el último.
  2. Responde a las siguientes preguntas:

a) ¿Con qué comunidades de la actualidad compara la directora del Museo las comunidades prehistóricas?.
b) ¿Qué son las actividades de mantenimiento?.
c) ¿Por qué tenían tanto valor las tareas de mantenimiento?.
d) Según el texto, ¿A qué actividades se pudieron dedicar las mujeres?.
e) ¿Había diferencias en los ajuares funerarios entre hombres y mujeres?.
f) ¿Qué medidas están tomando los municipios para acabar con esta discriminación entre hombres y mujeres?
g) ¿Crees que en la actualidad hombres y mujeres comparten las tareas del domésticas?. Explica por qué.

3. ¿Qué es lo que más te ha sorprendido del texto?. ¿Crees que lo que dice en él está relacionado con tu vida cotidiana?. Justifica tu respuesta.